Explicación de Levítico 10:6

Escucha el capítulo completo: 🔊

Volver al Libro Levítico

Versículo Anterior | Versículo Siguiente

Explicación y Significado y Estudio del Versículo 6, Capítulo 10, Libro de Levítico del Antiguo Testamento en la Biblia. Autor: Moisés.

Versículo Levítico 10:6

‘Entonces Moisés dijo a Aarón y a sus hijos Eleazar e Itamar: «No descubráis vuestras cabezas ni rasguéis vuestros vestidos en señal de duelo, para que no muráis, ni se levante la ira sobre toda la congregación; pero vuestros hermanos, toda la casa de Israel, sí se lamentarán por el fuego que ha encendido Jehová.’

Levítico 10:6

Versículo Anterior | Versículo Siguiente

¿Qué significa Levítico 10:6?, su importancia y las enseñanzas que podemos aprender de este versículo:

Levítico 10:6: Una Advertencia a los Sacerdotes

El versículo de Levítico 10:6 relata un momento importante en la historia del pueblo de Israel. Aarón y sus hijos, los sacerdotes del Santuario de Israel, habían ofrecido un sacrificio por el pueblo ante la presencia de Dios, pero algo salió mal en el proceso. Dos de los hijos de Aarón, Nadab y Abiú, ofrecieron un fuego extraño que no habían sido ordenados ofrecer. Esto provocó la ira de Dios y fue castigado con la muerte de los dos hijos de Aarón en el acto.

Moisés, el líder del pueblo, dirigió entonces estas palabras a Aarón y sus hijos restantes, Eleazar e Itamar. Les advirtió a no rasgar sus vestidos como señal de duelo, para que no murieran también, ni incitaran la ira de Dios en toda la congregación. En este momento se les ordenó dejar el llanto y la pleitesía al lado, pero permitiendo que el resto de la casa de Israel llorase por el holocausto que había encendido Jehová.

¿Por qué Dios castigó así?

Tienes dudas? pregunta aquí:

(o continúa leyendo)

La severidad del castigo para Nadab y Abiú a menudo ha desconcertado a los lectores de la Biblia. Sin embargo, el incidente revela la naturaleza sagrada y la magnitud de la responsabilidad que implica ser un sacerdote de Dios. Los dos hermanos ofrecieron un fuego extraño, promoviendo así su propia forma de culto en rebeldía a las instrucciones dadas por Dios. En resumen, querían homenajear a Dios a su manera, y no seguir la orden del Altísimo. Perseguir ese tipo de adoración era un pecado grave, y por lo tanto, una violación flagrante de la santidad del lugar donde estaban y de Dios en sí mismo.

La Advertencia a los Sacerdotes

A partir de la Lectura del Levítico 10:6, uno podría reflexionar sobre cómo las advertencias que se presentan aquí pueden aplicarse a nuestra propia vida espiritual. En ella se nos advierte que, no importando que tan cercanos podamos estar de Dios, debemos ser sumisos a su voluntad, seguir lo que nos ordena, no pretender nuestra propia forma de culto y nunca tomar el control de la situación. De hecho, el Peligro al anhelar un mayor control sobre nuestra adoración y nuestras acciones es algo muy real en nuestras vidas cotidianas a pesar de creer que tenemos la capacidad de hacerlo de nuestras propias formas.

Este pasaje de Levítico nos recuerda que aquellos que sirven a Dios tienen la gran responsabilidad de mantener los estándares establecidos por Él, y que cuando no lo hacen, les esperan las consecuencias. Pero, también es una llamada a la humildad y la sumisión de todos los hijos de Dios, quienes reconocen que solo siguiendo sus verdaderos deseos es como se logra agradarlo, no de nuestras propias formas fuera de la obediencia, aunque estemos haciendo las cosas que creemos correctas.

Versículo Anterior | Versículo Siguiente

Significado e interpretación del Versículo 6 del capítulo 10 de Levítico en la Biblia:

Versículo Anterior | Versículo Siguiente

Deja un comentario

descargar biblia en español en PDF online chat blíblico, asistente virtual para resolver dudas sobre los versículos de la biblia