Explicación de Josué 2:18

Escucha el capítulo completo: 🔊

Volver al Libro Josué

Versículo Anterior | Versículo Siguiente

Significado, Estudio y Explicación del Versículo 18, Capítulo 2, Libro de Josué del Antiguo Testamento en la Biblia. Autoría: Josué.

Versículo Josué 2:18

‘Cuando nosotros entremos en la tierra, tú atarás este cordón de grana a la ventana por la cual nos descolgaste, y reunirás en tu casa a tu padre y a tu madre, a tus hermanos y a toda la familia de tu padre.’

Josué 2:18

Versículo Anterior | Versículo Siguiente

¿Qué significa Josué 2:18?, su importancia y las reflexiones que podemos conocer con este versículo:

La historia de Rahab y el cordón de grana

La historia de Rahab es una de las historias más fascinantes de la Biblia. Rahab era una prostituta que vivía en la ciudad de Jericó. Cuando los israelitas se acercaban a la ciudad, Rahab decidió ayudarles ocultándolos en su casa. Cuando los hombres de Jericó fueron a buscar a los israelitas, Rahab les mintió y les dijo que ya habían salido de la ciudad.

Pero antes de que los israelitas salieran de la ciudad, Rahab hizo una petición especial. En Josué 2:18, Rahab le dijo a los israelitas: "Cuando nosotros entremos en la tierra, tú atarás este cordón de grana a la ventana por la cual nos descolgaste, y reunirás en tu casa a tu padre y a tu madre, a tus hermanos y a toda la familia de tu padre".

¿Qué significa el cordón de grana?

Tienes dudas? pregunta aquí:

(o continúa leyendo)

El cordón de grana que Rahab pidió colocar en su ventana tenía un significado espiritual importante. En la cultura hebrea, la grana era un color rojo oscuro que se utilizaba en la puerta del Tabernáculo y en el manto del Sumo Sacerdote en días de fiesta. En otras palabras, el carmesí era un color simbólico que representaba la obediencia a Dios.

Para Rahab, poner el cordón de grana en su ventana significaba que ella estaba reconociendo la soberanía de Dios en su vida y su casa. Este acto de fe le permitió a Rahab recibir la gracia y la misericordia de Dios incluso siendo una prostituta.

Reflexión y aplicación en nuestra vida

La historia de Rahab es una historia de fe, valentía y obediencia. Aunque Rahab no era una mujer perfecta, ella aceptó a Dios en su corazón y se mantuvo firme en su fe.

En nuestra propia vida, podemos aprender de la historia de Rahab. Debemos recordar que Dios puede usar a cualquier persona para sus propósitos. No importa quiénes seamos o qué hayamos hecho en el pasado, si tomamos la decisión de aceptar a Dios en nuestras vidas, Él nos puede empoderar para hacer cosas increíbles.

Además, el cordón de grana que Rahab pidió colocar en su ventana nos recuerda la importancia de obedecer a Dios. No podemos tener una fe verdadera si no obedecemos la voluntad de Dios. Debemos poner nuestra confianza en Él y seguir Su dirección en nuestras vidas.

Por último, la historia de Rahab nos enseña que Dios cuida de aquellos que lo aman. Cuando Rahab ayudó a los israelitas, ella fue recompensada por su fe y obediencia. Si ponemos nuestra confianza en Dios, Él nos cuidará y proveerá para nosotros.

En resumen, el cordón de grana en la ventana de Rahab es un símbolo de la fe, la obediencia y el cuidado de Dios. Sigamos su ejemplo y coloquemos nuestra fe en Dios, obedezcamos sus mandamientos y confiemos en su amor y misericordia para nuestras vidas.

Versículo Anterior | Versículo Siguiente

Significado e interpretación del Versículo 18 del capítulo 2 de Josué en la Biblia:

Versículo Anterior | Versículo Siguiente

Deja un comentario

boton de seguirnos en instagram en @biblia_benditaboton para descargar biblia en español en PDF online chat blíblico, asistente virtual para resolver dudas sobre los versículos de la biblia Versículo Aleatorio